Apocalypse Now | This is the end

Fotogramas Dorados VIII

Tras un telón de palmeras que esperan ser devoradas por las llamas se presenta la mayor aventura psicodélica mostrada en el cine, un periplo en forma de ascenso por un río que conduce a la parte más oculta de la razón humana y de sinsentidos como una guerra, la de Vietnam, que como todas no hace más que aflorar el lado oscuro del hombre.

En el año 1979, y tras dos fatigosos y duros años de incansable rodaje, Francis Ford Coppola estrenó esta excelsa obra, fruto de una libre interpretación o adaptación de la novela ‘El corazón de las tinieblas’ de Joseph Conrad. Protagonizada por Martin Sheen, narra la misión encomendada a éste para que elimine a Kurl (Marlon Brando), un coronel renegado del que se documentan todo tipo de historias que irán guiando los sentimientos del protagonista con la Guerra de Vietnam como escenario.

Uno de los aspectos más destacables de la película, y que se hace patente desde la primera escena que es la que nos ocupa, es la asfixiante y, a la vez, mágica atmósfera que envuelve todo lo que acontece en el film. Desde que escuchamos los primeros helicópteros mientras se funden con el ventilador que alivia el agobiante calor, vemos las gotas de sudor en la cara de Martin Sheen o nos perdemos en las multicoloridas luces y humaredas presentes en todo el metraje, podemos sentirnos allí, tomando parte en esa psicodélica guerra llena de excesos que hizo trizas el futuro de toda una generación americana, aparcando otras valoraciones más que evidentes.

Apocalypse Now

Fue esta contienda, considerada el primer conflicto bélico televisado de la historia, la que terminó de cambiar la concepción que tenía la sociedad americana de sí misma. Las imágenes de un país pequeño siendo invadido por un líder mundial como era y es Estados Unidos, fueron desencadenantes de todo un movimiento pacifista mundial, librándose enfrentamientos en el interior del país norteamericano. Este sentimiento, unido al de participar en una contienda absurda e injusta, hicieron mella en la línea de combate, llevando a los soldados a encontrar en las drogas (marihuana y opio) una vía de escape de su realidad.

Elijo esta escena por ser la que da comienzo a la acción, presentando ya la sensación de angustia y evasión que acompañará al espectador en toda la película desde los minutos iniciales de ésta, y mostrando la atmósfera vivida en dicho episodio histórico, que como digo, es uno de los aspectos que más me fascinan del film.

Mención especial, por supuesto, a la magnífica banda sonora servida por The Doors con su famoso tema ‘The end‘, que se agrega al espectacular apartado sonoro premiado con uno de los dos Oscar que ganó ‘Apocalypse Now’. Un comienzo para dejarse llevar, y una película para bucear en su oscura profundidad.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer