Cineclub | ‘Budapesti tavasz’ (1955)

Farolas húngaras

Hungría, 1955. Título original: Budapesti tavasz. Director: Félix Máriássy. Guión: Gábor Thurzó. Fotografía: György Illés. Música: Imre Vincze. Reparto: Gábor Rajnay, Miklós Gábor, Mária Mezei, Nusi Somogyi, Tibor Molnár, Mária Lázár, Lajos Rajczy, László Bánhidi, István Somló, Iván Darvas, Elemér Tarsoly, Sándor Pethes, Zsuzsa Gordon. Productora: Magyar Filmgyártó Allami Vállalat.


Joya oculta de la basta filmografía húngara, corresponde una de las principales obras -quizá junto con ‘A Glass of Beer’ (1955)- de su director Félix Máriássy, y es considerada la primera película de la postguerra del país magiar en tratar la situación de los judíos, aunque no lo hiciera de forma central.

Basada en la novela homónima de Ferenc Karinthy, narra como dos desertores, Pintér (Miklós Gábor) y Gozsó (Tibor Molnár), atraviesan el cerco militar que rodea Budapest para esconderse en casa de unos familiares. Allí se encontrarán con los Turnovszkys, unos parientes con el mismo plan y que a su vez ocultan a una chica judía con ellos. Pese al hostil escenario, la ocupación nazi, el avance soviético y la resistencia antifascista húngara, pronto surgirá el amor entre la joven Jutka (Zsuzsa Gordon) y Pintér.

Es un film sencillo y a la vez poderoso, en parte porque el romance entre los protagonistas se desarrolla de una forma natural a pesar de las adversidades, y por otro lado porque la brutalidad en tiempo de guerra y el enfrentamiento entre los propios húngaros se muestran sin caer en recursos fáciles o manidos clichés políticos.

Los personajes manifiestan sus sentimientos de forma espontánea, sin forzarse ninguna situación: la apatía de Pintér para con la guerra, el nerviosismo de los Turnovszkys al ocultar a Jutka, la abnegación y bondad de ésta… Ninguno de ellos es exhibido como un héroe, sino como personas reales enfrentadas a una situación extremadamente difícil ante la que simplemente preferirían no encontrarse. Quizá la única objeción a todo esto sea la representación del Ejército Rojo mediante soldados completamente amigables y respetuosos con el pueblo al que liberaban de la ocupación Nazi, algo bastante alejado de la realidad histórica.

Budapesti tavasz 01

El carácter y ambientación de este y otros de sus filmes y la dirección lírica en dichas historias, le valieron a Máriássy para recibir la consideración de sucesor del neorrealismo, estilo que refuerza tratando especialmente a lo largo de su carrera problemas emergentes de la infancia, el hambre y la precariedad sufrida por sus protagonistas. A destacar la comunicación y caracterización de los personajes, las cuidadas escenas bélicas y el punto de vista principalmente humanista de la obra.

La trama tiene lugar durante la Navidad de 1944, y al final de la misma todo habrá cambiado y a la vez seguirá siendo igual. Algunos verán lo que queda atrás y otros lo que viene por delante pero lo que es seguro es que se aproxima la primavera y, como reza Gozsó, no hay que tener miedo mientras queden farolas en Budapest.

Rafa Fleming | ★★★★ |

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer