Cineclub | ‘La chica de la fábrica de cerillas’ (1990)

La marchitación de una flor

Finlandia, Suecia, 1990. Título original: Tulitikkutehtaan tyttö. Director: Aki Kaurismäki. Guión: Aki KaurismäkiFotografía: Timo Salminen. Música: Varios. Reparto: Kati Outinen, Elina Salo, Esko Nikkari, Vesa Vierikko, Silu Seppalää, Reijo Taipale. Productora: Villealfa Filmproduction Oy/The Swedish Film Institute/Finnkino.


Quizás la más impactante de la trilogía del proletariado, nos presenta la vida de Iris (Kati Outinen), trabajadora en una fábrica de cerillas y que, al igual que en su trabajo, lleva una vida monótona dentro de la sociedad trabajadora de Finlandia. Desempeña un cargo de supervisora dentro de la cadena de fabricación de las cerillas; en su casa cuida de sus padres, a los que mantiene con su dinero, les hace la comida y demás labores con una fría y distante suminisión; como vía de escape acude a bailes para buscar una pareja que no llega; y todo esto semana tras semana, como las máquinas de su fábrica, ejecutando acciones programadas sin ningún interés o motivación.

Como desencadenante de la historia: una noche de suerte, o eso cree Iris. Conoce a un chico en un bar con quien se acuesta, pero descubrimos a la mañana siguiente que éste la confundió con una prostituta. Ella mira a otro lado, hace oídos sordos y se aferra a una posible relación; a estas alturas para colmo descubrimos que se ha quedado embarazada.

El indeseable ser que fue a conocer en el bar le invita a que “se deshaga del renacuajo”, suceso del que se ocupa el destino mediante un atropello. A partir de aquí, sus padres la echan de casa y se refugia en casa de su hermano, pero la bola de odio y rechazo ya está cayendo colina abajo haciéndose cada vez más grande. El desenlace es inminente. Decide vengarse de todos envenenándolos con matarratas, un apropiado final. Y ella es detenida…

Kaurismáki nos narra la soledad de Iris. Como la sociedad en la que vive le golpea una y otra vez: rechazada por los hombres, maltratada por sus padres, abandonada por el destino… Todo ello la va desgastando como se nos muestra mediante la marchitación de una flor. De nuevo, como en las anteriores entregas, el proletario debe buscar salida, y como siempre no pinta muy bien para la protagonista.

La Chica de la fabrica de cerillas 02

Es en esta película en la que la música tiene más presencia de la trilogía a la que pertenece, y si con la frase “Probablemente hayan muerto de hambre y frío allá lejos, en medio del bosque” se abre este metraje, es con esta música como nos despide “Cuando uno lo da todo y solo recibe decepciones, el baúl de los recuerdos es cada vez más duro de llevar. Ahora ya no brilla la flor del amor...”.

| Rafa Fleming★★★ |

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer