Cineclub | ‘Ladrón de bicicletas’ (1948)

Realidad sin adornos

Italia, 1948. Título original: Ladri di biciclette. Director: Vittorio De Sica. Guión: Cesare Zavattini, Vittorio De Sica, Suso Cecchi d’Amico (Novela: Luigi Bartolini). Fotografía: Carlo Montuori. Música: Alessandro Cicognini. Reparto: Lamberto Maggiorani, Enzo Staiola, Lianella Carell, Gino Saltamerenda, Giulio Chiari, Vittorio Antonucci. Productora: PDS.


Una de las películas más taquilleras y de mayor éxito del neorrealismo italiano. Supone el inicio de la trilogía que tratamos, y aparece después de ‘El Limpiabotas’ (1946) en la filmografía de Vittorio De Sica, uno de los films más importantes y la primera muestra realista del director italiano.

En la Roma de la posguerra, Antonio Ricci lleva dos años en busca de trabajo, un valor escaso en la época. Un día lo encuentra como fijador de carteles, pero hay una condición: debe presentarse a por el puesto con una bicicleta. Éste la había empeñado meses antes para conseguir dinero, y ahora se ve obligado a renunciar a las sábanas de su casa, las cuales vende, para recuperarla. En su primer día de trabajo, un ladrón le roba su preciada bicicleta, Antonio intentará encontrarla a lo largo de toda la película, acompañado de su hijo Bruno.

Algunos apuntan al personaje de Bruno, interpretado por Enzo Staiola, como uno de los niños más emblemáticos y emotivos de la historia del cine. Este éxito alcanzado, le llevó tres años más tarde a interpretar un papel en ‘Atrapados’ de Joshep Newman, pero nada parecido a lo que hizo con Ladri di biciclette. Fue sin duda el papel que pasó a los anales del cine con esta película.

Otro de los pilares básicos de esta película y del movimiento neorrealista en general, fue el guionista Cesare Zavattini, cuya máxima dentro de este tipo de cine era mostrar la vida cotidiana a través de una especie de exageración poética, implicando al espectador en la historia del film mediante la empatía y la emoción. Su estrecha relación con De Sica le llevó a participar en numerosas películas del director, incluidas las tres que comentamos en esta entrada. En ‘Ladrón de bicicletas’ se encargó de adaptar a la gran pantalla la novela homónima escrita por Luigi Bartolini tres años antes.

Una cuidada fotografía en blanco y negro de estilo casi documental, la BSO que acompaña en todo momento a la historia y su crudeza lograda con la máxima sencillez, la convierten en un emblema del cine italiano y en película referencia en la filmografía del siglo XX. Ganó el Oscar a la Mejor película extranjera y recibió otra nominación a Mejor Guión.

| Rafa Fleming★★★ |

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer