Cineclub | ‘Vinieron de dentro de…’ (1975)

Orgía de los parásitos de la sangre

Canadá, 1975. Título original: Shivers/They Came From Within. Director: David Cronenberg. Guión: David Cronenberg. Fotografía: Robert Saad. Reparto: Paul Hampton, Joe Silver, Barbara Steele, Lynn Lowry, Allan Migicovsky, Susan Petrie. Productora: The Canadian Film Development Corporation.


La temática Zombi surgió en 1932 con la clásica La legión de los hombres sin alma (White Zombie, Victor Halperin) como un reflejo de las leyendas asociadas a la magia negra y el vudú. Siendo en 1966, La plaga de los zombies (The Plague of the Zombies, John Gillin) la última película en usar este tipo de zombis. En 1968 el por aquel entonces desconocido George A. Romero dió un giro al género introduciendo varios fenómenos en la temática, como las plagas, la motivación de los zombis por alimentarse de carne viva y la reducida capacidad de raciocinio de éstos.

La película con un prespuesto de 114.000 dólares y un elenco de actores amateurs, se convirtió en un imediato y rotundo éxito, convirtiendo a George A. Romero en un director de culto, influencia de muchísimos directores, ya no solo en la temática zombi, si no también en el género de Terror.

En el año 1975 vió la luz la película Vinieron de dentro de… (Shivers/They Came From Within), tercer largometraje y primero fuera del ámbito experimental del canadiense David Cronenberg. El cineasta da un toque satírico a la premisa de Romero cambiando la motivación de los zombis por comer carne viva,  por un insaciable apetito sexual.

Vinieron de dentro de 01

El film narra la historia en un complejo residencial llamado Stareliner, en el cual un científico crea un parasito que pretende sustituir cualquier órgano que tenga un mal funcionamiento. Una vez dentro del cuerpo, convierten al portador en un enfermo con un insaciable apetito sexual además de un poderoso asesino.

Original propuesta con la que David Cronenberg mostraba su singularidad cinematográfica por primera vez. Aunque la película no posee momentos tan gráficos como en películas posteriores de Cronenberg (vease La Mosca, Inseparables o Videodrome, entre otras) si posee esa violencia única de las películas de Terror de Serie B. Sobre las actuaciones poco se puede decir, tampoco es que en este tipo de películas sea necesaria una actuación dramática digna de Renée Jeanne Falconetti, simplemente cumplen.

Si me tuviese que quedar con una escena del film, me quedaría con una escena en la que una enfermera cuenta un sueño pasado:

Vinieron de dentro de 02

“Anoche tuve un sueño perturbador, terrorifico. Hacía el amor con un desconocido. El problema, es que era un viejo, y estaba moribundo. Olia mal, repugnantemente. Me dijo que todo lo que nos rodea era erótico, un acto sexual, ¿entiende? Hasta la carne vieja es erótica. La enfermedad es el amor entre dos criaturas extrañas, que hasta morir es un acto de erotismo. Hay sensualidad al hablar, en respirar, en el existir. Le creí, e hicímos el amor.”

Esa es la psique humana mezclada con la sexual; ya se trate de la promiscuidad sexual o perversiones internas, un tema el cual Cronenberg mantendría prominente a lo largo de su carrera.

Alejandro Paz | ★★★ |

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer