Entrevista sobre ‘Borgman’

Habla su director Alex Van Warmerdam

Tres hombres armados, uno de ellos un sacerdote, están cazando en el bosque. Su presa se esconde bajo sus pies: un hombre, sórdido y sucio, que duerme en un refugio bajo tierra que él mismo ha construido. Borgman (Jan Bijvoet) consigue escapar de sus perseguidores y avisa a sus compañeros, escondidos en escondites similares. Cada uno escapa en una dirección distinta. Borgman camina por la verde avenida de un vecindario acomodado. Llama a uno de los timbres y pregunta a quien abre la puerta si puede tomar un baño…

Así se presenta el oscuro y perturbador film holandés ‘Borgman’, y con motivo de su estreno el pasado viernes 11 de Julio en la cartelera española, su director Alex Van Warmerdam concedió la siguiente entrevista:

Declaraciones del director. En Borgman quería mostrar cómo el mal se presenta con un aspecto normal a nuestro alrededor cada día, el de gente normal, educada. Hombres y mujeres normales que realizan su tarea con orgullo y satisfacción, y con una atención despiadada por el detalle. Quería mostrar que el mal no solo actúa en noches frías de invierno, sino también en el verano optimista, bajo el sol cálido y reconfortante. Y también quería mostrar que un hombre como Borgman, que se presenta siempre de forma elusiva, puede envenenar a una mujer de una forma tan poderosa que la haga caer, rendida a sus pies. La película es más oscura que las anteriores porque quería ir más lejos, descender a un abismo de mi imaginación más oscuro y ver que encontraba allí. Y quería hacer una película abierta a la interpretación, que generara más preguntas que respuestas. Creo que Borgman es un film sólido –preguntadme lo mismo en diez años y se me habrá olvidado como pude escribirlo- pero en mi experiencia siempre hay cosas que se pueden mejorar. Tengo una enorme curiosidad por saber cómo será recibido. Y entretanto trabajo en mi siguiente película, la novena.

¿Cuál fue el punto de partida de la idea de la película?

Alex van Varmerdam: En un momento determinado de mi vida, leí análisis y críticas de la obra del marqués de Sade. Tenemos muchas cosas escondidas en el cerebro y, de vez en cuando, hurgamos dentro y encontramos ideas. Así fue como nació la película. En general, no empiezo por una sinopsis, sino con la primera escena, y lo que se ve en la película es exactamente lo que había escrito. Después, Camiel llama a la puerta de la primera casa y, a esas alturas, ya no sabía cómo iba a continuar. Luego experimenté el placer de inventármelo todo. El guion surgió de esta manera: una cosa llevaba a otra cosa. Al final, resultó más largo que la película y tuvimos que eliminar algunas escenas humorísticas para que la cinta fuese más potente.

Borgman 02

¿Cuál es el mensaje del film? ¿Se trata de un análisis social de la vida de los ricos?

Siempre trato de no dar un significado específico a mi cine para que el público sea libre de interpretar lo que quiera. En una escena, el personaje de Marina se siente perturbada y dice: “nosotros tenemos mucha suerte y la gente afortunada debe pagar tarde o temprano”. Tal vez es una especie de crítica de nuestra sociedad occidental, con gente como Camiel, que viene a castigar nuestra felicidad, pero no era esa mi intención. El diálogo sonaba bien; es pura sugerencia, no va más allá.

¿Es Borgman una especie de celebración de las fuerzas del mal?

Quería mostrar el mal pero no a través de gente extraña sino con personas normales que podríamos cruzarnos en el supermercado. Los personajes son, quizá, mitad ángeles, mitad demonios. Hay indicios de ello en la película pero es mejor que aquellos espectadores que los capten los olviden inmediatamente.

El lugar desempeña un papel importante en la película. El bosque confiere a la atmósfera un toque del siglo XIX, pero la casa es moderna. ¿Por qué optó por yuxtaponer estos dos elementos?

Siempre hay bosques en mi cine. En cuanto a la casa, visualizo inmediatamente la imagen cuando escribo: dónde se sitúa la puerta, dónde está las ventanas. Siempre procuro respetar la puesta en escena prevista; si no, ya no sé en qué estamos. Me gusta crear los decorados dando rienda suelta a mi imaginación pero las cosas tienen que ser como las concebí en un principio.

¿Ha innovado con esta película?

Es la primera cinta en la que muevo la cámara. Generalmente, me gusta que la cámara se mueva cuando algo se mueve en la imagen: la cámara lo sigue. Hay muchos directores que lo encuentran estúpido y dicen que uno puede mover la cámara sin necesidad de que algo se mueva en el escenario, pero yo no puedo hacer eso, va contra mis creencias más íntimas. Al principio, cuando Borgman está escondido en el agujero, bajo tierra, por primera vez en mi vida, la cámara se mueve sin razón alguna, se acerca a su rostro. En otras películas, cuando quería hacer un zoom, me acababa diciendo que era algo muy hortera. Esta vez me gustó.

borgman 03

Fuente: Unión Cine CiudadEuropa Cinemas

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer