Especial | Saul Bass

La imagen del arte

Con esta entrada descubrimos a Saul Bass, uno de los iconos del diseño gráfico del siglo XX y un pionero de la industria cinematográfica, capaz de elevar los créditos de una película a la categoría de arte, y de cambiar el concepto clásico de promoción y publicidad para las producciones de cine.

Saul Bass nació en Estados Unidos (Nueva York) en 1920, donde desarrolló la mayor parte de su larga trayectoria hasta su muerte en 1996. En su ciudad natal se formó, decantándose por seguir el estilo Bauhaus de lineas y figuras geométricas y funcionales, minimalista y de tonalidades cromáticas.

Hizo sus primeras incursiones en el séptimo arte después de su traslado a Los Ángeles, ciudad que no abandonaría hasta el final de sus días. Allí conoció a los directores que marcarían su carrera: Alfred Hitchcock, Martin Scorsese, Otto Preminger… Para ellos trabajó tanto en la realización de carteles que pasarían a la historia del cine, como en la producción y diseño de títulos de crédito para sus películas.

Pero no solo destacó por su aportación en este campo. Bass originalmente se dedicó a la publicidad, destacando en la agitada y elitista sociedad americana de los años 40s por a su especialidad en diseños de imagen corporativa. Fruto de estos trabajos son diseños de logos de compañías como Kleenex, United Airlines, etc.

logos saul bass

Con esta experiencia abrió su propio estudio de diseño, en el que recibió en el año 1950 la llamada de Otto Preminger, su llave para la industria cinematográfica. Éste, su primer trabajo, fue la realización del póster para la película ‘Carmen Jones‘ (1954), tras el que se vio catapultado hacia el éxito.

Muchos fueron los directores que, a raíz de este diseño, se pusieron en contacto con él. Querían plasmar la esencia de sus largometrajes en un solo parpadeo del público, y solo había una forma de lograrlo, con un buen cartel. Atrás quedaron los clásicos pósters en los que la principal atracción eran las estrellas de Hollywood que protagonizaban la cinta. Era el turno de los diseños vanguardistas de Saul Bass.

De esta forma llegaron sus trabajos más reconocidos:

  • Carteles de ‘El Hombre del Brazo de Oro‘ (1955), ‘Ariane‘ (1957), ‘Vértigo‘ (1958), ‘Anatomía de un Asesinato‘, ‘Psicosis‘, ‘Espartaco‘ (1959), ‘West Side Story‘ (1961), o ‘El Resplandor‘ (1980), entre muchos otros.
  • Títulos de crédito en ‘La Vuelta al Mundo en 80 Días‘ (1956), ‘Vértigo‘ (1958), ‘Anatomía de un Asesinato‘ y ‘Psicosis‘ (1959).

Carteles Saul Bass

Como podemos ver, los diseños de Bass eran estrictamente sencillos, lo difícil era idearlos: “Una espiral para explicar el amor mucho más allá de la muerte en ‘Vértigo‘. Un brazo desdibujado para plasmar la adicción a la heroína en ‘El hombre del brazo de oro‘. El juego doble de unos rectángulos para ilustrar las idas y venidas de ‘La tentación vive arriba‘. Dos individuos bailando en una escalera para transmitir el espíritu callejero y musical de ‘West Side Story‘…“.

Además de todo esto, Saul Bass tuvo proyectos que nunca vieron la luz, como un cartel rechazado por Spielberg para ‘La Lista de Schindler‘; o ya en desuso, como el antiguo logotipo de la Warner que se usó hasta 1985. Incluso llegó a dirigir su propio largometraje, ‘Sucesos en la 4ª Fase‘ (1974).

Con todo ello, fueron sus colores planos, su estilo Bauhaus y sus diseños abstractos de los años 20s, los que acabaron elevando su nombre a los grandes luminosos de los cines, convirtiéndolo en el creador de casi un subgénero cinematográfico, el de los títulos de crédito.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer