El Acorazado Potemkin | Escalera de Odesa

Fotogramas Dorados III

Para esta nueva entrega de Fotogramas Dorados, rescatamos la escena cumbre de una de esas películas que pasan a la historia más por la forma en la que cuentan los hechos, que por la trama en sí. De la mano de Sergei Eisenstein llega ‘El Acorazado Potemkin’ (1925), y como se ve en la imagen, la escena que recordamos es La Escalera de Odesa.

Basada en hechos reales, la película narra como la tripulación del acorazada Príncipe Potemkin de Táurida se cansan del tratamiento injusto y vejatorio de los oficiales. Con este motín, ocurrido en 1905, comienza el reguero revolucionario por Odesa y toda Rusia.

El filme sigue siendo uno de los clásicos canonizados, aparece en todas las listas de las mejores películas de todos los tiempos y ha inspirado a generaciones de estudiantes de cine. Y es que, Eisenstein, considerado uno de los directores más importantes de la historia cinematográfica, dejó una gran aportación en los anales de la teoría del cine. El llamado “montaje de atracciones“, que el cineasta desarrolló en su primera etapa teatral, significaba la colisión de imágenes completamente distintas; de la fuerza de ese choque, debía surgir energía, así como otro nivel de significado.

En la escena en cuestión vemos todo esto, Eisenstein se preguntó cómo podía mostrar el horror del asesinato. Se dice que se estaba comiendo una cereza y tiró el hueso. Su caída escaleras abajo le dio una idea. Pensó que las escaleras son como el mundo inclinado hacia delante formando un escenario, y decidió grabar la escena del asesinato en él.

Así hizo una cascada de gente asesinada que iba cayendo por las escaleras: tres planos rápidos de una mujer moviendo la cabeza, un paraguas, planos de caídas grabadas con una cámara de mano, la cámara en una plataforma rodante al lado de las escaleras, planos que duran de media 3 segundos, un niño cae, su madre grita, el horror se precipita sobre todo ello… Posteriormente, una madre arriba de las escaleras, el carrito de su bebé se tambalea. Su cuerpo sin vida lo empuja, y este se convierte en el hueso de la cereza, cayendo por el campo de la matanza…

Pocas escenas han sido citadas y copiadas tan a menudo como la masacre en las escaleras en las escaleras del puerto de Odesa, ya sea en películas famosas como ‘Los Intocables de Eliot Ness’ (De Palma – 1986) y ‘Brazil’ (Terry Gilliam – 1985), o en otras más desconocidas como ‘Kebab Connection’ (Anno Saul – 2004).

Aquí una muestra: Homenajes a la Escalera de Odesa

Hay quien piensa que Eisenstein, con esta cinta, justifica el uso de la violencia, que enseña a montar una revolución, que es una forma de resumir los difíciles años 30… Otros simplemente prefieren pensar que ensalza la hermandad como vía para lograr la felicidad mundial y una vida pacífica, el fin de la violencia. De lo que no hay duda es del profundo humanismo y emotividad que el director soviético consiguió transmitirnos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



footer